Chistes de Ladrones

Era un ladrón que estaba robando en una casa pero con tal mala suerte que llegaron los dueños de casa y lo vieron, entonces, el ladrón dice:
Como ya me vieron, los voy a tener que matar, pero antes quiero saber sus nombres, y le pregunta a la muchacha su nombre y ella dice:
Isabel.
A ti no te puedo matar porque así se llama mi mamá.
Luego le pregunta al muchacho y él le dice:
Me llamo Juan, pero mis amigos me dicen Isabel.

Un ladrón, entró de noche en una casa y despertó a un hombre que dormía. El ladrón dijo:
¡Busco dinero!
¡Que buena idea, espera a que encienda la luz y buscamos los dos!

Un policía le pregunta al ladrón:
¿Usted por qué le robó el reloj a la señora?
Y el ladrón contesta:
Yo no le robé ningún reloj, ella me lo dio.
¿En qué momento ella le dio el reloj?
Y el ladrón responde:
En el momento que le mostré la pistola.

Como el juez prometió ser tolerante esta navidad le pregunta a un acusado:
Hombre, ¿De qué se le acusa?
De haber hecho mis compras navideñas con anticipación.
Hombre, pero eso no es un delito, ¿Con cuanta anticipación las compró usted?
Antes que abrieran la tienda.

Tres ladrones iban a asaltar un banco de máxima seguridad. Tenían que hacer un túnel para poder entrar, y deciden entrar por el conducto del aire acondicionado. Uno dice:
Yo entro primero.
Entonces, entra y se resbala, un policía oye el ruido y pregunta:
¿Quién esta ahí?
Y responde:
¡Miiiaaauuuuu! Y sigue su camino.
Va el segundo y se resbala, el policía oye el ruido y pregunta:
¿Quién está ahí?
Y responde:
¡Miiiaaauuuuu! Y sigue su camino.
Va el tercero, se resbala y el policía oye el ruido y pregunta:
¿Quién está ahí?
Y responde:
¡Otro gato, otro gato!
Dos ladrones se paran frente a la vitrina de una joyería y empiezan a contemplar un hermoso collar de diamantes. Un ladrón le pregunta al otro: ¿Cuánto crees que nos darían por esa joya?
El otro ladrón le responde:
Pues, yo pienso de 5 a 8 años de cárcel.

A un señor lo asaltan y le dicen:
Dame tu celular.
014304516

Había una vez un ratero, tan, pero tan tonto que cuando robaba una tienda, se llevaba los maniquíes para no dejar testigos.

Dicen que un ratero estaba caminado por un centro comercial, buscando una victima; pero no había ninguna y era tarde. Hasta que ve en la puerta de una tienda a una viejita, y dice:
¡Ésta es mi oportunidad!
Se acerca poco a poco y le quita la cartera a la viejita y se pone a correr a toda velocidad por la calle central, y la viejita grita:
¡Agárrenlo que es ratero!
Y sigue corriendo, otras personas ven el hurto y gritan también:
¡Agárrenlo que es ratero!
Ya cruzaba una cuadra y salían unos estudiantes de un instituto, y ven a la viejita con las otras personas persiguiendo al ratero, y se acoplan al grupo y todos gritan:
¡Agárrenlo que es ratero!
La gente que perseguía al hombre eran cerca de 300 personas, y sólo los separaba 10 metros, y cuando lo estaban por atrapar, el ratero sube por las ventanas de un edificio y la gente indignada desde abajo gritaba:
¡Agárrenlo que es ratero!
El hombre seguía subiendo, ya había alcanzado unos 20 metros de altura llega a una ventana de la cual se agarra, pero ésta se rompe con el peso del hombre, el que se va de espalda y cae al precipicio.
Entonces, el hombre en un momento de desesperación grita:
¡AGARRENME QUE SOY RATERO!

Un amigo le dice a otro:
Antes, todas las mujeres iban detrás mío.
¿Y ahora por qué no?
Es que ya no robo bolsos.

Un ladrón va a asaltar a un tipo y lo hace con un alicate de presión mordiéndole la panza fuertemente mientras el asaltado lleno dolor gritando dice:
¡Llévate todo, por favor toma mi cartera, ay ay que dolor, pero no aprietes más el alicate en mi panza llévate todo mi dinero!
En lo que el ladrón agarra la cartera y el dinero afloja el alicate y se prepara para irse corriendo, pero el asaltado lo detiene y le dice:
En el zapato hay $5.000.
Y el ladrón dice:
Y por qué me dices eso, yo no te iba a revisar el zapato.
¡Coño, para que te compres una pistola, que eso duele muchísimo!

Es ridículo lo que hacen conmigo decía un preso. Me metieron a la cárcel por haber robado un pan, y ahora me traen uno gratis todos los días.

Un ladrón le dice a su victima:
-Esto es un asalto, ¡deme todo su dinero!-
-¡Óigame usted no sabe con quien se esta metiendo!, ¡soy un político muy influyente!-
-En ese caso, ¡devuélvame todo mi dinero!-

Un día, Pepe le preguntó a su padre:
Papá, ¿dónde está la tarjeta Visa?
Pues mira hijo, me la han robado.
Pero papá, si ya hace cinco meses, y no lo has denunciado.
Pues mira hijo, he estado sacando cuentas y me conviene más que la tenga el ladrón a que la tenga tu madre.

Es un juez que le dice al ladrón:
Tú robaste la joya, tengo 5 personas que te vieron.
Y dice el ladrón:
¡Sí, pero yo puedo traer más de 100 que no me vieron!